Translate

martes, 2 de agosto de 2016

VIAJE A CUBA : DÍA 9

Amanecíamos en Ciego de Avila , junto a la madre y la hija donde nos habíamos alojado.

En la casa de al lado también estaba el hermano, que como buen cubano , no aparentaba su edad, estaba estupendo.
También la noche anterior conocimos a los padres de un amigo de Madrid. Lo que podían hablar era     '' cualquier cantidad '' de tiempo. Echamos de menos a Tito Rei. Por cierto familiar de donde dormíamos.

Nos levantamos temprano para aprovechar bien el día, aunque sabíamos que iba a ser muy largo.
Habíamos quedado por la noche para jugar una autentica partida de domino Cubano.

La primera parada, era el Bulevar de Ciego.
Las primeras impresiones, era de una ciudad bastante avanzada y donde parecía que había mayor poder adquisitivo que en todas las vistas hasta ahora.

El Bulevar era enorme, amplio y lleno de tiendas a ambos lados, aquí tenéis alguna foto.


                 
             

       ¡¡¡ NO LLOVÍA !!!








Después del Bulevar, nos fuimos a una especia de mercadillo donde había cosas bastante interesantes.
Conocimos al doble de un amigo nuestro.
Compramos varios souvenirs para la familia y amigos que encontramos a un precio aceptable.
Y sobre todo y lo mejor.... encontramos música.

Si si, y es que llevábamos días preguntando en lugares donde se vendían, pero todo era en DVD.

Cogimos 3 Cds de la típica música Cubana del momento. Podíamos haber elegido entre gran variedad de artistas como podéis observar:



Saludos al Dioni.


Y después del Bulevar y el mercado y con varios Cds de música, no podíamos hacer otra cosa que coger el coche y avisar a todo el mundo que ya estábamos allí.

Y aquí tenéis el vídeo que lo confirma:


Canción nº1 oficial de nuestro viaje.


Y de allí al parque de Ciego de Avila, un parque enorme y bastante bonito, merece la pena verlo.
Al estar faltos de material , tienen que inventarse las estatuas y esculturas con cualquier material posible.
Y cuando veáis las fotos os daréis cuenta.

También vimos un avión restaurante aunque estaba cerrado.
Había bastantes sitios donde comer por allí, y para que os hagáis una idea de las dimensiones del lugar, pudimos entrar con el coche.

Íbamos a probar la langosta por fin, para que veáis que no eramos tan ratas como parecíamos.
Fuimos a un sitio donde comíamos en medio del lago y de repente de la carta solo quedaba lo mas caro.
Y si , la langosta era tan cara que decidimos irnos. Fue bonito mientras duro.

He de decir que fue una de las mejores decisiones que hicimos en todo el viaje, cuando llegamos al coche, enfrente se encontraba un restaurante que no tenia mala pinta.
Nos ofrecieron la carta y alucinamos, tanto que era casi obligado hacerle una foto para compartirlo con vosotros.

Las 3 próximas horas en ese restaurante iban a servir para mucho.










Como veis las esculturas no tienen desperdicio.
También esta el restaurante donde no debéis de ir.
Y el avión que cuando estuvimos estaba cerrado.
Y los precios de la carta eran increíbles si veis y probáis los platos con los que se correspondió.






Pajitas puestas con pinzas, recoge migas en cada cambio de plato, 1 camarero firme en nuestra mesa para cada cosa que pudiéramos necesitar, o incluso servicio de servilletas sin tocarla con ningún dedo, era parte del servicio que nos iban a ofrecer.

Comimos bastante bien.

Yo y Chamberlain probamos la langosta, y excepto porque allí a todo le dan un toque mas y llega a estar algo mas seco que en España, hay que decir que estaba buenísimo.
Mojito tras mojito , íbamos cogiendo el punto.
Nuestra invitada , al igual que le paso a nuestro Tio Rei, parecía darle vergüenza pedir de mas.
Nos hacia ver que una comida como esa para ellos era casi imposible.

Mientras nos conocíamos y charlábamos, se iban uniendo camareros de lo mas serviciales que nos preguntaban a cada poco si estaba todo bien o si necesitábamos algo mas.
Algunos les podría parecer que eso puede llegar a molestar o a agobiar, pero no.
Lo hacían de una manera tan profesional y sutil, que te daba hasta vergüenza no pedir nada mas.

Es muy posible que ese día fuera, de todos los de hasta ahora, el mejor día en cuanto a comida se refiere.
Sin desprestigiar a nuestro mejor cocinero Reinaldo.




Una vez terminado de comer y tras un rato de sobremesa, empezamos a agradecer y entablar conversación con Daniel, nuestro camarero.

La historia que nos contó nos dejo alucinados.

Después del trato ofrecido, de agradecerle su hospitalidad, su sonrisa y toda su atención en general, le preguntamos de cuanto era su sueldo en aquel bar.

Habíamos conocidos sueldos mensuales de 10 € el que menos y '' hasta '' 30 € el que mas.
No iba a ser el caso.

En el caso de Daniel, el no tenia sueldo. ¿ Como ?.
Correcto... vivían de las propinas.

En que cabeza podía entrar que un chaval de 21 años, que acababa de salir del servicio militar obligatorio en Cuba, no tuviera sueldo después de hacer el trabajo que hacia.
Pensábamos que después de aquello lo habíamos visto todo.

Otro joven mas que sabia que su futuro no estaba allí, y que en cuanto surgiera alguna oportunidad , debía salir de Cuba.
Lo que para nosotros estaba siendo un País maravilloso y encantador, para ellos era como una cárcel con ciudades y playas maravillosas ( a las que ellos no podían ir ).

Le animamos a seguir siendo como era, desprendía madurez , simpatía y lo mas importante, muchas ganas de vivir.

Sabíamos que con ese trato, con su físico ( aunque suene a tópico ) y aquella sonría, en cualquier sitio podía llegar muy lejos.
Después de un servicio así durante un mes en cualquier restaurante u hotel de 5 estrellas en España, es posible que solo con las propinas pudiera vivir su familia entera al mes en Cuba.

No nos damos cuenta o no queremos ver lo que el mundo esconde o no quieren que sepamos, pero historias como la de Daniel seguro que existen miles.

Se puso a llover. Y la forma con la que doblaban y mimaban la bandera Cubana para que no se mojara, y después de la historia que ya sabíamos, era de un respeto asombroso.
He de decir que Mary quedo enamorada de aquel chico... y no me extraña.

Habíamos escuchado una de las historias que mas nos marcaría durante el viaje.

Cuando la lluvia fue remitiendo, volvimos a casa.

Lavamos por fin la ropa que teníamos ya sucia, e intentamos hacer tiempo para la cena.
Ellos cenan a las 19 u 20 y habíamos comido a las 17:00.

Habíamos quedado a las 21:00 aprox para jugar al domino pero intentamos alargarlo.

Estuvimos con los nietos de nuestro amigo cubano de la casa de al lado.
Fuimos Jovato y yo a su casa a por ellos y los trajimos en el carro, alucinaban.
Tocaban todos los botones , se bailaban la música y comentaban que querían ir a La Habana, nos reímos bastante con ellos.

La cena estaba lista. Eran las 21:00 y aunque no teníamos mucho hambre, había que probar lo que habían cocinado con toda la ilusión para nosotros.
El pescado no pude probarlo, maldita alergia.
Y después de cenar un brindis de agradecimiento.



Nos enteramos que la mas joven de la casa cantaba bastante bien pero '' le daba pena '', o lo que le pasaba a Mary en castellano.... vergüenza.
Nueva expresión que nos ayudaría a entender varias canciones de Reggaeton.

Nos costo convencerlas, pero lo conseguimos. Hicieron dúo. ¡¡¡ Y ESTA GRABADO !!!

Y es que para mi lo que vais a ver a continuación es posiblemente el mejor vídeo del viaje.
Jovato en estado puro.

Hacia muchísimo tiempo que no nos reímos tanto.







El teléfono no dejaba de sonar, nuestros anfitriones nos estaban esperando con el domino en la mesa, nerviosos y desde hace 1 hora.

Y allí empezamos a llegar. Ese día tanto Chamberlain como Jovato se fueron calentitos a casa.
No fueron capaces de ganarnos ni una vez.

Y no solo eso, si no que el mas mayor de todos los que estábamos nos fue tumbando uno a uno.
Hablando, tomando y jugando se encargo el solo de que se nos fueran cerrando los ojos poco a poco.
Como hablaba el condenado. Y que buena gente era.

Para terminar foto de familia obligada.
Por cierto probamos el jugo de mango, y no os podéis imaginar que placer.











Tengo que decir que cada vez que veo estas fotos y habiendo pasado solo 2 días con aquella familia, se les echa mucho de menos.

Se acababa nuestra ruta. Debíamos madrugar para dejar el coche a las 11:00 en nuestro siguiente destino.
Íbamos a pasar 4 días en Cayo coco donde '' por fin '' íbamos a descansar y a seguir disfrutando del viaje.

Y lo que nos encontraríamos el siguiente día, se puede decir que si, aquello si era el paraíso.
Os contaremos también de que manera había que llegar a nuestro hotel, conduciendo y atravesando el mar durante 15 km.
Como si desde Tarifa preparan una carretera para ir a Marruecos.
De nuevo otra experiencia único y que solo podía ocurrir en Cuba.

Domina tu vida.













Publicar un comentario
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin